APLICACIÓN CONSCIENTE DE LA INVOCACIÓN - Chile

Las fuerzas espirituales están a nuestro servicio, el único inconveniente que tienen para volcar toda su asistencia hacia nosotros es nuestro libre albedrío, este tiene un componente determinante: se expresa por medio de nuestros sentimientos, que en lo cotidiano lo podemos descifrar como la seguridad en cada una de las actividades que debemos que realizar; confianza en la vida y las fuerzas superiores, de esta manera, cuando hacemos una invocación frente a una dificultad establecemos un flujo directo con la fuerza que nos aporta la solución, esto nos llena de gratitud y amplía nuestra confianza en nosotros mismos y en nuestros vínculos espirituales y con la vida.


Pero tenemos un gran inconveniente para que nuestras invocaciones generen la respuesta que necesitamos, este es nuestro campo emocional, ya que anula los sentimientos y los desplaza a un segundo o tercer plano. Además, cómo nuestros campos emocionales son los que imperan y mueven toda nuestra energía, esto es lo que prevalece frente a la necesidad que tenemos. Son nuestros miedos, incertidumbres, frustraciones, desconfianza que manifiestan nuestras emociones y desde ahí se nos produce una dicotomía, por un lado, necesitamos la Divina asistencia y por otro lado están nuestros campos emocionales que le ponen unos obstáculos a ellas.


Frente a nuestras necesidades debemos tener claro que debemos alinearnos con la fuerza espiritual por medio de los sentimientos, desterrando todos nuestros campos emocionales y dando paso la seguridad, confianza, certeza que nuestra necesidad es abastecida por las fuerzas que hemos invocado.


Hoy nuestro país tiene una gran necesidad de cambios, de paz, de respeto en todas las áreas, respeto por la vida en todos los planos, equilibrio en todas las instancias, que todos nos abastezcamos de la generosidad de nuestra tierra, nosotros que somos habitantes de nuestra patria, debemos canalizar, desde los planos superiores, las fuerzas de paz que hoy se requieren para encontrar una salida creadora, liberadora y armónica a todas las necesidades.


Tenemos un gran Recurso que es la GRAN INVOCACIÓN y LA LLAMA VIOLETA. Usémosla en forma permanente. La Gran Invocación podemos usarla completa o simplemente algunas de sus estrofas, la que tú creas que es la más apropiada frente a los acontecimientos que tú estás viviendo, hazlo con todo el amor y la confianza que tienes en los Seres de Luz. Estos Divinos Seres, por libre albedrío, no pueden actuar por sí mismo, pero al hacerlo tú, por medio de la Gran Invocación y de la Llama Violeta les abres un espacio para que ellos puedan actuar y venir en nuestra ayuda. La puedes dirigir en forma concreta a situaciones específicas


¡Que las Potencias de la Luz iluminen a la Humanidad Y A NUESTRO PAÍS, CHILE!

¡Que el Espíritu de Paz se difunda por el Mundo!

¡Que el Espíritu de colaboración una a todos los hombres de Buena Voluntad, donde quieran que habiten!

¡Que el olvido de agravios y errores y la comprensión sean la tónica en la solución de los problemas del mundo!

¡Que el poder Infinito acompañe los esfuerzos de los servidores de la humanidad!

¡QUE ASI SEA!










6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo